domingo, 27 de enero de 2013

Homenaje


Hoy se realizó una ceremonia en la marca del Polo Sur, como homenaje a los tres tripulantes canadienses del avión Twin Otter, que desapareció el miércoles pasado en la ruta desde el Polo Sur hacia la base italiana en Terra Nova y que fuese encontrado ayer, destrozado en la cima del monte Elizabeth. En honor a los hombres que en estos hielos perecieron, y bajo un respetuoso silencio que solo al viento permitía, hoy la bandera de su país flamea en el punto más austral del planeta. Luego, junto a un poema en su memoria y con lágrimas que se detenían a medio camino, congeladas en las mejillas, cada uno de nosotros se sintió parte del dolor, sin nacionalidades, sin edades, sin barreras.  

Después de aquella ceremonia quedaba un momento para la reflexión y para sentir en el rostro, como si fuese una cálida brisa de verano, el viento de diamantes cortando la piel. Sí, sintiéndose vivo y agradecido con el más hermoso regalo, que es la vida. 



4 comentarios:

  1. Pues lamento muchísimo lo sucedido. Escuché cuando se perdió el avión, pero no sabía que fue hallado hasta ahora, que lo leo aquí...
    Así es el clima por esas latitudes, cambiante, salvaje, y en sus manos están todos aquellos que osan aventurarse por allá...
    Como dices, allí no hay edades, nacionalidades ni barrera alguna, todos se ayudan, y ese espíritu es el que hoy está de duelo.

    ResponderEliminar
  2. Felipe, no nos abandones!! Yo creo que hay muchas cosas que podrías contarnos, para aprender sobre lo que allí ocurre! Estoy deseando saber si aún hay sol, por ejemplo!!

    ResponderEliminar
  3. Hemos pasado el año esperando...¡que lata!

    ResponderEliminar