miércoles, 7 de noviembre de 2012

Primeros días


Estos sí que han sido días interesantes. El día después de la llegada a la estación estuve bastante mal por la puna o "mal de altura" ya que la base se encuentra a 3000 m sobre el nivel del mar. En realidad, se encuentra sobre una capa de hielo de 3000 m de espesor. Por lo cual, acá la densidad del aire es bastante baja y además, la humedad relativa del aire es también bajísima. Dentro de la estación es entre 1% y 5% . Ambas cosas convierten a este sitio en un verdadero desierto. Las sensaciones son como las que más de alguno ha sentido al ir a San Pedro de Atacama o el Lago Titicaca. De hecho, uno de los pro que me ha llevado a obtener este puesto, fue mi experiencia trabajando en la alturas del Desierto de Atacama, en un observatorio llamado QUIET ubicado a 5000 m.s.n.m cerca de San Pedro de Atacama. Allá arriba la sensación era aun peor que lo que siento ahora, pero los síntomas son similares, es decir, dolor de cabeza, narices secas y con algo de sangrado, y un cansancio muy rápido al hacer cualquier actividad que requiera un pequeño esfuerzo adicional como subir escaleras. Aunque estoy consciente de ello y del proceso de adaptación es inevitable al estar aquí tener la inquietud de hacer muchas cosas y tal vez no tomar las suficientes medidas y el descanso necesario. Aunque agua he tomado muchísima tal como se debe hacer para mantenerse bien hidratado. 

Otro de los problemas que he tenido es para dormir. La pieza que me tocó no tiene ventanas, lo cual es bueno por un lado porque es completamente oscura como para simular una noche perfecta. Sin embargo, como no tengo al sol allí disponible que me diga que es tiempo de levantarse, me despierto muchas veces para revisar la hora. Recuerdo incluso la primera noche en McMurdo, me acosté a eso de las 9 de la noche y desperté como lechuga listo para levantarme hasta que veo la hora y eran recién la 1.30 AM!!! Esa pieza en cambio sí tenía una ventana y se filtraba algo de luz. El primer día me levanté con dolor de cabeza así que me tomé un paracetamol que funcionó bastante bien. Ese día hicimos algunos arreglos con las cuentas de email, recogimos las radios, programamos unas pruebas en el detector e hicimos un tour por los alrededores de la estación. La temperatura afuera era de alrededor de -45ºC y la sensación térmica de algo así como -58ºC. Había bastante viento lo que hacía sentir mucho más frío. El tour lo hicimos en una moto de nieve que Sven conducía y Blaise y yo íbamos remolcados en un trineo. Recorrimos las zonas donde están los generadores, el taller, el edificio de criogenia (donde se producen los gases a temperaturas incluso más bajas para diferentes experimentos), el "field camp" o campamento a la intemperie, el lugar donde se deja la carga o los diferentes equipos que se utilizan en el verano como por ejemplo, el antiguo equipo usado para hacer los orificios en el hielo donde se encuentran los detectores de IceCube, o el nuevo "driller" o taladro para hacer los orificios del nuevo proyecto de neutrinos llamado ARA. Luego fuimos hacia el ICL (IceCube Lab) para conocer las instalaciones y buscar algunas cosas. Por supuesto, mientras estábamos afuera usábamos nuestro equipo ECW (Extreme Cold Weather). Tal vez al estar sentado en el trineo se sentía un poco más el frío, pero luego de caminar un poco ya te sentías mejor. Al volver a la estación, también volvió el dolor de cabeza así que con otro paracetamol todo fue mejor. Luego del trabajo fui a una de las piezas donde se proyectan películas y puse un concierto de Whitesnake. La sala era realmente oscura y como ya eran casi las 11 de la noche, me hice la idea de que al salir todo debía estar oscuro. Me sentí sorprendido y algo extraño cuando al salir de la pieza veía la luz del sol entrando por todas partes. En realidad, no ver la noche hace ya varios días no es algo que me atormente y no lo encuentro nada muy fuera de lo "normal". Por supuesto, sin quererlo el cuerpo de cierta forma reacciona ante estos cambios y se producen algunos problemas como los que he contado. Pero nada a lo que uno no se pueda acostumbrar. De hecho, muchas personas que viven en latitudes muy al norte como Noruega, Suecia o Alaska (por nombrar algunas) también viven este tipo extremos dentro de su vida normal. Y por que no, también la gente del sur de Chile, en Punta Arenas, realmente no tiene muchas horas de luz del sol en el invierno, aunque mantienen los ciclos de día/noche. Por eso, creo que no es tanto del otro mundo tener el sol las 24 h disponible. Al menos ahora es de día, ya veremos cuando sean 24h de noche.

Field camp
Blaise en el trineo

Chimeneas de la planta de generadores
Taladro o "driller" del proyecto ARA


Moto de nieve y trineo.

La segunda noche desperté un par de veces, pero mayor fue mi felicidad al despertar con un llamado telefónico desde Chile! El primero de mi historia acá.  Sí, acá tenemos teléfono y es una extensión de la zona de Denver, CO. Es decir, cualquier llamada desde o hacia Denver se considera una llamada local. De la misma manera, cualquier llamada desde Chile se considera como una llamada de larga distancia a Estados Unidos. El problema es que al igual que internet, la disponibilidad del teléfono está dada por la visibilidad de los satélites. Pero son bastantes horas al día y los horarios son conocidos con antelación. Además, hoy no desperté con dolor de cabeza lo que indica que la adaptación va mejorando. Durante la mañana hicimos la prueba que habíamos programado. Esta vez yo fui el encargado de realizar el procedimiento, por supuesto, después de una detallada explicación dada por Carlos y Sven. En esta oportunidad la tarea era detener la adquisición de datos del detector, cambiar la versión del software que realiza el procesamiento de los datos, y reiniciarlo. Al principio estuve confuso, pero con la guía de Carlos todo funcionó perfecto. 




Luego fuimos al ICL, esta vez caminando, porque debíamos aprender a realizar una mediciones. El ICL se encuentra a 1 km de la base y visto desde la inmensidad no parece tan lejos, pero a medida que caminas y ves cómo la persona que va adelante tuyo se hace cada vez más pequeña, pueda dimensionar un poco mejor las distancias. Caminando fue alrededor de 15 ó 20 minutos, si es que mi apreciación del tiempo sigue intacta porque la verdad no me di cuenta a que hora salimos y llegamos. En el lugar hicimos las mediciones correspondientes que consistían en medir los valores de resistencia de unos termistores y los voltajes entregados por unos inclinómetros. También conocimos un poco más los componentes de los racks y los equipos que allí existen. El ICL es un verdadero cerebro, una red neuronal de computadores conectados entre sí que permiten adquirir las señales de los 5400 detectores, procesarlas y filtrarlas, todo en tiempo real. Más adelante hablaré de ello en detalle. El regreso a la base fue algo más frío. El día anterior solo había usado los guantes de lana para manejar bien la cámara, y aunque sentí frío no fue nada doloroso. Esta vez, usé los guantes de lana y sobre ellos otros guantes no muy gruesos, y en un punto intermedio del camino sentí como rápidamente comenzaban a doler. El calor generado al mover los dedos puede ser a veces suficiente para recuperar el calor, pero no esta vez. Entonces utilicé uno tercer par de guantes, de cuero, y en cuestión de algunos minutos ya había recuperado más calor en las manos. Por supuesto ya no podía sacar fotos con tanto guante. 

La base Amundsen-Scott y una aureola solar.



Blaise, Carlos y Sven (al fondo) caminando hacia el ICL

Telescopio SPT en el vecindario.


Viento y cristales de hielo.

ICL (IceCube Lab)




Llegamos a eso de las 6.30 PM y recordé que había quedado de ir a jugar un partido de baby al gimnasio. Así que me cambié y fui. Tenía que tomarlo con calma porque aun estoy en mis primeros días y en proceso de aclimatación. La verdad, absolutamente no recomendado jugar un partido ni hacer cualquier actividad física. Pero bueno, ahí vamos! Solo éramos tres por lado, así que había que correr bastante. Los primeros 10 minutos fueron duros, los siguientes brutales y el tercero fatal! Jugamos un poco más de una hora, pero en realidad en tiempo de 10 minutos y descansos entre medio, porque el cansancio venía de golpe. Un par de corridas y quedabas botado inmediatamente. Pese a eso, fue un buen momento para conocer más gente y la verdad, para darme un poco más de energía. Creo que hacer deporte, aunque aquí es duro, me ayuda a adaptarme más rápido y a quemar el cansancio del día, aunque suene contradictorio. Tal vez quienes suelen practicar deporte me puedan entender un poco más. En fin, luego pasé a la sala de música que está justo al lado del gimnasio y había un chico que tocaba guitarra y Daniel que toca bajo, así que improvisamos un poco. Finalmente una ducha cortita, pero reponedora y aquí estamos. Ya es la 1.20 AM , el sol entra por la ventana de la oficina y como no hay satélite dejo esto escrito para subirlo al blog mañana y acompañado de algunas fotos. Mañana en la mañana tenemos también la segunda parte de las pruebas, pero eso lo contaré luego. Ahora a dormir!



5 comentarios:

  1. Es muy interesante que nos cuentes tus impresiones, porque como dices, las percepciones de distancia son raras en esa inmensidad...los tamaños se distorcionan, el frío golpea brutalmente si te descuidas, y pronto las baterías de tu máquina se congelarán...
    Yo entiendo tu entusiasmo, pero ándate con cuidado en esto del ejercicio, mira que la falta de oxígeno tu corazón la resiente, espera a tener más hemoglobina, y si eres deportista, verás lo bueno que te resulta practicar, moverte, y con ello botar desechos.
    Por otro lado, pregunta cómo te las arreglarás por la falta de sol en tu piel, ya que andan todos cubiertos de varias capas de ropa, incluso la cara, por esto de la vitamina D y la fijación del calcio, que no es ninguna broma.
    Y aprovecha los pocos días que le quedan a Carlos y Sven como instructores!!!
    Talvez si pusieras un despertador, podrías dormir mejor sabiendo que no se te pasará la hora...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gabriela! Gracias por tu interés en seguir cada historia. Traigo vitamina D por el tema de la falta se sol para complementarlo durante los meses de oscuridad sobre todo. La verdad sí coloco un despertador, pero uno solamente se despierta en medio de la noche y ya. Hoy converse con una persona que tiene ventana en su pieza y parece que se le filtra bastante la luz y tenía el mismo problema de despertarse en medio de la "noche" y pensar que es hora de levantarse. Saludos!

      Eliminar
  2. HIjo, nos preocupa tu excesivo entusiasmo por hacer muchas cosas. Como dice Gabriela, cuidado con el organismo que no es de invencible, debes darle tiempo para que se adapte primero antes de hacer deportes o intensas actividades.
    No olvides que tienes un año para hacer todo lo que quieras ahí.
    Solo te pedimos que te cuides, ¡¡ un abrazo muy grande ¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Pues te diré que nunca me cansaré de ver esos sartrugis...esa foto es espectacular, lo mismo que aquellas con esa aureola alrededor del sol...que me dio risa eso sí, porque allá no corre esto de "círculo alrededor del sol...aguacero o temblor"....jajaja.
    En realidad, tus días han sido bastante movidos, y entre las revisiones al ICL, los simulacros, el facebook y el blog...bueno, se te pasarán volando ...
    Que estés bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace unos días me reí mucho y me causo también un poco de pena una noticia que lei en LUN sobre el miedo que causó un halo en el sol visto en la zona central en Chile... al menos la noticia explicaba el origen de estas aureolas y me imagino que algo se aprendió de aquello.
      Saludos!

      Eliminar